54806023 - multiracial group of business people sitting in a waiting room during company's bankruptcy - depressed and tired team of businessmen waiting for a job interview

En nuestra sociedad es muy común oír la frase “no me gusta mi trabajo”, ya sea por un mal ambiente laboral, baja remuneración, la rutina, actividades ajenas a la profesión o por escoger la carrera equivocada. Muchos se ven forzados a continuar en ese entorno por necesidades económicas, falta de experiencia o escases de empleo.

Qué debemos hacer ante esta situación. Es verdad que debemos generar un ingreso para vivir, pero también hay que tener en cuenta que no podemos poner nuestra salud mental por debajo del aspecto económico. El primer paso estará en comprometerte al cambio y no generar más excusas.

Realiza un análisis de tu entorno laboral, tus talentos y las actividades profesionales que te agradan. Identifica cuales son los aspectos de tu trabajo que te disgusta y las que sí te gustan.

Se realista, verifica si lo que está afectando tu entorno laboral es una aspecto externo o interno (emocional). Quizás puedas sentir que lo que haces no es lo tuyo, en tal caso recuerda que nunca es tarde para cambiar de rumbo hacía lo que eres bueno.

Si aún nos sabes lo que quieres, te recomendamos probar y experimentar con actividades que te puedan agradar. Debes lograr conseguir una armonía entre lo que haces, tus talentos y lo que te agrada realizar.

Una vez que hayas hecho un análisis de tu situación tendrás 3 caminos:

Mantener tu empleo y mejorar tu entorno: Cambiar tu ambiente laboral, una vez que hayas realizado tu análisis búscale solución a todo aquello que te disgusta. Y debes ponerlo en práctica. Mejora los siguientes puntos:

  • Organizar tu tiempo y actividades.
  • Aléjate de las de personas y ambientes tóxicos como de las especulaciones, rumores y las redes sociales.
  • Trata de llevarte bien con todos tus compañeros de trabajo
  • No olvides desarrollarte fuera de tu trabajo, realiza actividades que te gustan.
  • Trázate metas y cúmplelas, comienza con algo pequeño.
  • Sé el mejor en lo que haces.
  • Cuando te sientas estresado realiza ejercicios de relajación en el trabajo, ya sea con la respiración o la meditación.
  • Nunca dejes de aprender.
  • Comunica de forma asertiva tu malestar.

Buscar un nuevo empleo: Que hacer con aquellos aspectos que no depende de ti, por ejemplo, la remuneración, el maltrato por parte de tus jefes, etc. Cuando ya veas que no se puedes mejorar tu espacio, proyéctate a buscar otro trabajo que se acomode a lo que estás buscando, y trata de manejar tu situación actual.

Debes tener cuidado, recuerda que otros empleos pueden ser igual o peor que el que tienes. Prepárate y encamina tu hoja de vida hacia el trabajo que deseas realizar.

Emprender en un proyecto propio: Trázate una meta a mediano o largo plazo, pero debes planificarlo de forma adecuada y con planes de contingencia. Durante el periodo que estés en el trabajo enfócate en armar tu proyecto y en ahorrar para los gastos requeridos. Escoge un rubro que te agrade y no te guíes solo por las ganancias.

Ojo: No debes quitar importancia a tu satisfacción laboral, ya que es lo que realizas en la mayor parte del día. Toma la decisión de cambiar tu situación o de lo contrario todo seguirá igual y afectarás tu salud mental.