39715105 - gamepad, video game. child holding a remote control in his hand video games.

Hoy en día es común ver a los niños, desde temprana edad, relacionarse con las nuevas tecnologías y los videojuegos, es allí donde surge la interrogante si estos son inofensivos o nocivos para el desarrollo de los niños y adolescentes.

Primero, hay que resaltar que el uso de las tecnologías no es malo, siempre y cuando sea utilizado de forma mesurada, adecuada y en la edad correspondiente. Los videojuegos dependen mucho de su contenido, recuerden que gran porcentaje de ellos son sumamente violentos.

Existen también los de contenido educativos e interactivos, que ayudan al desarrollo intelectual y cognitivo del niño. Los estudios rebelan que jugar este tipo videojuegos ayuda a una mejor coordinación motora,  rapidez mental, procesamiento de la información, desarrollo de la  memoria y la capacidad de atención; es por ello que muchas escuelas están aplicando como metodología de aprendizaje.

Los expertos indican que los niños menores a 3 años, no deberían jugar videojuegos ni estar en un PC, y lo recomendable es centrar su desarrollo mediante actividad física y experimental. El tiempo adecuado del uso de estos es de un máximo de 2 horas y el resto del día deben desarrollarlo en algún óseo o una actividad física.

El uso de videojuegos se convierte en un arma nociva para el desarrollo del niño y adolescente, cuando el consumo es excesivo y de contenido violento. Esto trae como consecuencia que la persona sea antisocial, introvertidos, violentos, perdida de sensibilidad y ser propensos a adicciones.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que el uso excesivo de videojuegos produce sedentarismo esto también pueden traer consecuencias físicas como el aumento de peso y la mala postura.

En conclusión, los videojuegos serán nocivos para tu hijo si carecen de contenido educativo y si se utiliza de forma excesiva, es por ellos que dependerán de cuánto y cómo lo usen.